Noticias

En este sector encontrará  noticias destacadas e importantes para informar a las personas interesadas. Si  desea puede sugerir algún portal que le resulte interesante respecto del tema.

La idea de este Blog es colaborar  en la reinserción a la sociedad  de aquellas personas que algunas quebrantaron el orden social , despues de cumplir su  condena  puedan rehabilitarse,y  entender que se puede vivr en sociedad porque hay posibilidades de seguir adelante.

 Desde ya,  Muchas Gracias

  ———————————————————————————-

En lugar de cárceles necesitamos más escuelas y el trabajo digno

Escrito por JoeP el Domingo, 13 de Enero del 2008 a las 20:14

Un Articulo que me pareció bueno compartir, es de hace unos años pero, digamos, sigue vigente.

Area: Política

Materia: Crisis en Argentina

Título: En lugar de cárceles necesitamos más escuelas y el trabajo digno

Autor: Alfredo Jorge Carazo

La pobreza y la indigencia están definiendo el perfil de lo que otrora el modelo neoliberal encasilló en las denominadas economías emergentes. Sin embargo hay otros indicadores que explican lo que no debería ser. Por ejemplo la ineptitud de los gobernantes de cara a la crisis social y, consecuentemente a sus derivaciones político-institucionales. Pero un país luce peor cuando hay tanta gente pidiendo cárceles en lugar de escuelas y fábricas. La Argentina próspera -porque un día lo fue- se hizo a fuerza de educación y trabajo. Son los dos instrumentos de una sociedad para construir y el único reaseguro para que no sigamos batiendo el parche de la inseguridad. Gobernar seguirá siendo dar trabajo independiente de los tiempos. Mientras que nadie sea capaz de darle a los chicos de la calle y en la calle un futuro mejor, distinto, más humano y solidario, habrá que convertir al territorio nacional en una gigantesca cárcel para reprimir lo que no supimos evitar y prevenir. En tanto haya millones de jóvenes sin paradigmas -como no sea el consumismo, la droga, el vicio exacerbado- tampoco alcanzarán los cuarteles. Si los que le robaron al país y luego se encerraron en los country del sector paquete de la provincia de Buenos Aires, se cuelgan de la luz, qué se le puede exigir a quienes han sido abandonados por el Estado. Sería bueno ver sus rostros en los medios periodísticos, tildados de delincuentes, de igual manera como muchas veces se hace con los piqueteros, o con alguien obligado a violentar la legalidad de una sociedad que lo margina. Ocurre lo mismo con la desnutrición de miles y miles de niños desahuciados. Hay magistrados que juzgan a los padres, cuando en justicia, deberían condenar a los gobernantes que empujaron al país al raquitismo, a la depauperación. Cuántos presidentes que se creen próceres se confundirían en las cárceles, por delitos mucho más graves de los que a veces se los lleva a los estrados judiciales. El país anda tan mal, que cuando 150 mil personas deambulan al despuntar la noche por Buenos Aires -muchos más en el resto del país- para ganarse un mendrugo hurgando la basura, el secretario de Turismo, Daniel Scioli, se queja por la mala impresión que se lleva el turista. O lo que es peor, el empresario Mauricio Macri defiende sus negocios turbios y juzga que los cartoneros, calificados por el INDEC como trabajadores, están delinquiendo. Por eso nadie puede ponerse de acuerdo para encarar una respuesta seria y responsable a la crisis política, económica y social. Hay percepciones de la realidad que nada tiene que ver con la realidad, admitiendo la redundancia. Y lo más importante es lo social que interpela a lo político. En esta suerte de negativa, subyace una profunda crisis de identidad nacional, que se desnuda precisamente ante los grandes desafíos de la historia de los pueblos. Nadie en la Argentina de hoy está legitimado. Y se ha tirado tanto de la cuerda de la democracia formal, que ya ni se puede pensar en la legitimación de las urnas. Es como volver al pasado, al remoto tiempo de los fraudes patrióticos, pero fraudes al fin, en momentos en que la papeleta del voto tenía sólo un valor simbólico, para seguir entregando al país. En un tiempo hubo que cambiar, transformar, revolucionar -hay que dejar de tenerle miedo a la palabra en su literalidad- y seguramente más temprano que tarde volverá el tiempo de reconstruir el tejido social y político, que permita volver a transformar la Argentina destruida. No puede ser una utopía, por lo menos en su versión de irrealidad. Ya no importa tanto la simbología, el folklore, la fisonomía capaz de calentar internas partidarias en las que unos y otros se golpean los tobillos. Se acabó lo homogéneo del pensamiento discursivo de los grandes partidos del movimiento nacional y popular. Todo aparece relativizado, porque así lo están queriendo las mayorías. Habrá que admitir que de cara al desconcierto de la dirigencia política y social, se están abriendo caminos que nuevamente remiten a las bases, sin la verticalidad que baja inexorablemente del vértice. Estamos más enfermos de lo que nosotros mismos pensamos, pero siempre los pueblos se resisten a suicidarse.

Alfredo Jorge Carazo

acarazo@fibertel.com.ar

http://www.carazo.alfredo.net.ar

Buenos Aires (Argentina)

http://www.ascensiondigital.com.ar/blog/2008/01/13/en-lugar-de-carceles-necesitamos-mas-escuelas-y-el-trabajo-digno/

————————————————————————- 

Página 12, Viernes, 10 de Agosto de 2007  

Lo de adentro no se ve

La campaña oficial para la prevención de la bronquiolitis que empapeló buena parte de la provincia de Buenos Aires no llegó a amparar a los niños y niñas que viven presos con sus madres: uno de ellos murió por falta de atención. El Servicio Penitenciario Bonaerense mira para otro lado, las organizaciones de la sociedad civil preguntan y en el Congreso duerme el proyecto que otorgaría prisión domiciliaria a madres de niños menores de cinco.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-3533-2007-08-15.html

——————————————————  

Así se tortura en las cárceles bonaerenses

El Comité contra la Tortura financiado por el gobierno de Felipe Solá está por terminar una investigación lapidaria: los extendidos malos tratos a los presos. El Servicio Penitenciario rechaza las denuncias y dice que hay internas.

Marcelo Francesconi

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0181/articulo.php?art=1487&ed=182

—————————————————————————————-

Habla el jefe penitenciario bonaerense

“Las cárceles no son campos de concentración”

Fernando Díaz es quilmeño, egresado de la UBA (como abogado y procurador) y es jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense desde el año 2005.

M.F.

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0181/articulo.php?art=1492&ed=181#sigue

————————————————————————-

Tumberos la vida del lado de la sombra

Hombre entró a las cárceles de la provincia de Buenos Aires y espió la dura vida tras las rejas. Los códigos, la violencia cotidiana, el sexo, las drogas, las armas y también la esperanza.

http://www.hombre.uolsinectis.com.ar/edicion_0040/notas/nota_01.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: